Type Here to Get Search Results !

Puebla designa el 2024 como el "Año del Libro y la Lectura" en reconocimiento a su vínculo histórico y cultural con la escritura


 Local

Los libros forman parte de la historia de Puebla, llegaron de las manos de los frailes que emprendieron el proceso de evangelización tras la Conquista de México, con el paso de los años, la capital fue un importante productor de imprentas y actualmente, los textos son una herramienta esencial para la educación. Por la importancia de las obras impresas y su relación con la entidad, este 2024 fue declarado: “Año del Libro y la Lectura”, por medio de un decreto publicado en el Periódico Oficial del Estado (POE) que envió el gobernador Sergio Salomón Céspedes Peregrina.

En el documento de libre acceso, se argumentó que los libros son objetos culturales que representan un papel crucial para el desarrollo de la humanidad, porque han fungido como portadores de ideas, historias, y conocimientos a las civilizaciones que han existido en el mundo. Al mismo tiempo, son una representación de la capacidad que tienen los seres humanos para aprender y evolucionar como sociedad.

Sobre los antecedentes de los libros y su relación con Puebla, se expuso que las primeras obras llegaron al territorio poblano después de la Conquista de México, sin embargo, fue hasta 1642 cuando arribó la primera imprenta, con la llegada del obispo Juan de Palafox y Mendoza.

Posteriormente, el municipio de Puebla logró consolidarse como un destacado centro productor y distribuidor de libros provenientes de imprentas locales, la capital del Virreinato y de todos los territorios controlados por la Corona española, vía los puertos de Sevilla y Cádiz. Según el decreto enviado por el titular del Ejecutivo estatal, la magnitud de las obras fue tan grande que se generaron colecciones particulares, bibliotecas en el ámbito religioso y un amplio circuito de consumo y uso del libro.

Para contextualizar, cada convento tenía un acervo de libros para la comunidad religiosa y el clero secular en Puebla tuvo la oportunidad de acceder a los cinco mil libros donados por el obispo Palafox a los colegios seminarios. A lo anterior se suma el hecho de que la Biblioteca Palafoxiana, ubicada en el Centro Histórico de Puebla, fue la primera del continente en poner a disposición del público en general su amplia colección.

En la actualidad, el recinto cuenta con más de 45 mil libros, manuscritos, impresos mexicanos que datan desde el siglo pasado. Por su importancia histórica y cultura, en el 2005, la UNESCO reconoció a la Biblioteca Palafoxiana como Memoria del Mundo.

En el marco de los 500 años de la fundación de la ciudad de Puebla, el gobierno estatal decidió declarar el 2024 como el año del Libro y la Lectura, por lo que se instruyó a las dependencias y entidades de la administración para inscribir la leyenda “Año del Libro y la Lectura”, en la documentación oficial del 1 de enero al 31 de diciembre del año en curso.

Fuente: El Sol de Puebla

AUDI